¡Es momento de regresar a clases! ¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo a adaptarse?

Habilidades socio-emocionales, la base del Iceberg
julio 12, 2021
Abuelos, los mejores aliados para la crianza
agosto 19, 2021
Mostrar todos

¡Es momento de regresar a clases! ¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo a adaptarse?

 

Hemos vivido muchos días juntos en casa, con nuestros hijos, creando rutinas de trabajo, estudio y labores domésticas. Todo a la vez….

Hemos hecho un trabajo increíble para adaptarnos a un mundo nuevo y desconocido como padres, profesores, empleados y emprendedores.  Hemos aprendido a vivir en la incertidumbre y hemos disfrutado de estos momentos en familia, pero es necesario que tanto nuestros hijos como nosotros retomemos nuestra vida en los diferentes entornos, bajo la realidad de que tenemos que seguirnos cuidando.  Nuestra vida debe continuar!

Este será un regreso diferente a otros que hayamos conocido, porque de alguna manera el miedo de nosotros como padres puede estar presente.

Será un proceso distinto para cada familia, pero con un objetivo común que es el bienestar y el desarrollo de nuestros hijos.

Con el regreso al jardín no solo nos enfrentaremos a cambios en horarios y rutinas, sino también a emociones que iremos transitando poco a poco en la búsqueda de la adaptación de la familia y su estabilidad.

En primer lugar, debes saber que el proceso de adaptación toma tiempo.  Démonos ese tiempo como padres y demos ese tiempo a nuestros hijos, aceptando que podemos tener muchos sentimientos encontrados.  Estamos felices por este nuevo momento para nuestro hijo y para nosotros como familia, pero al mismo tiempo tenemos preocupaciones en torno a muchos temas.
Estaremos seguros en términos de salud? Le va a gustar a mi hijo el jardín? Se va a sentir ansioso o triste por quedarse solo durante la jornada escolar? Cómo voy a manejar yo como adulto estos sentimientos o comportamientos de mi hijo?

Lo mas importante es que nosotros como adultos sepamos que la decisión de iniciar o retomar la vida escolar de nuestros hijos es la correcta.
Una vez que estamos seguros y tomamos esta decisión, marchamos hacia adelante y no retrocedemos.

Toma nota de las siguiente sugerencias:

 

1.Escogemos el lugar en el que nuestro hijo ingresará, en el que nos sentimos cómodos y seguros como padres, como familia, identificados con su filosofía y método educativo y luego de esta escogencia damos la oportunidad al niño de reconocer el espacio y de familiarizarse con él.

Comenzamos a hablar del tema en familia, contaremos a nuestro hijo de este maravilloso lugar que frecuentará.  Podemos describir todas las cosas divertidas e interesantes que hará allí y le hablaremos sobre todos los amigos que conocerá y disfrutará.

Podemos buscar cuentos, videos, películas e incluso fotos reales del jardín al que ingresará que le permitan al niño tener un conocimiento previo de las experiencias y sentimientos que vivirá en esta nueva etapa de su vida.

2. Iniciaremos unos días antes del ingreso a ajustar nuestra rutina.  Adelantaremos un poco la hora de acostarse, la hora de levantarse, el tiempo que tomamos para desayunar o tomar la ducha, de manera que llegado el día, el niño no extrañará esta nueva rutina.

Le explicaremos a nuestro hijo que pasará unas horas sin nosotros mientras se divierte y aprende y pasado este tiempo estaremos siempre ahí, esperándolo para conocer cuáles fueron sus aventuras!

3.Llegado el gran día podremos observar muchos comportamientos y emociones y debemos estar preparados. Pueden llorar, mostrarse molestos, expresar abiertamente que no quieren, incluso estar felices el primer día y al siguiente oponerse. Todo esto es normal y parte del proceso.

Muéstrate tranquilo y confiado.  Recuerda que tu eres su polo a tierra.  Viendo tu actitud y comportamiento el sabrá que todo está bien.

Será común observar cambios en hábitos ya adquiridos en sueño, alimentación o higiene.  ¡Tranquilo! Volverá a retomarlos.
Despídete siempre.  No te vayas sin que se de cuenta y cumple siempre con lo que prometes.

4.Recibe y valida siempre las emociones de tu hijo. Frases como “entiendo que tienes miedo, pero recuerda que mamá te estará esperando” “Se que quieres quedarte conmigo, pero pasarás un tiempo increíble con tus amigos y papá te recogerá muy pronto”

5. Los primeros días podrías llegar con anticipación a recogerlo. Es mejor esperarlo y que te encuentre siempre al salir.  Esto disminuirá su ansiedad.

El proceso de adaptación puede tomar días o incluso meses.  Observa y guía a tu hijo con la ayuda del personal del jardín.  Ten la certeza que juntos van pasar victoriosos por este proceso y comenzarás muy pronto a ver cómo tu hijo se apropia de ese nuevo espacio que le ayudará a crecer física y emocionalmente.

Comments are closed.